Tarot

En psicología el inconsciente se estructura por tres elementos básicos: los complejos, los instintos y los arquetipos. Estos últimos se representan a través de imágenes y símbolos comunes a toda la humanidad. Algunos de ellos han sido representados en el tarot, por eso es tan efectivo como método de adivinación según sus seguidores.

¿Qué es el Tarot?

El Tarot es un juego de cartas con un diseño singular que permite hacer predicciones del futuro. Cada vez gana más seguidores mundialmente porque los arquetipos que se representan reflejan nuestra personalidad y la de quienes nos rodean en algún momento del camino de nuestra vida.

Este ancestral arte adivinatorio tiene una historia bastante confusa. Los investigadores que han estudiado el Tarot no han logrado llegar a un acuerdo sobre el origen del nombre. Algunos consideran que es una palabra proveniente del hebreo y otros de raíz griega e incluso oriental. La mayoría de los tarotistas defienden la tesis de que surge en Italia en el siglo XVI. Sin embargo, también hay evidencias de juegos muy parecidos en China y en la India que anteceden al tarot italiano.

El misterio que envuelve al Tarot le confiere poder místico.

Existen tantos tipos de tarot como puedas imaginar. Incluso, el pintor español Salvador Dalí creo su propio diseño de Tarot y existe también uno inspirado en la película Pulp Fiction. Aunque existen diferentes tipos, el más famoso es el de Marsella. Esto se debe esencialmente a que sus dibujos permiten analizar todos los factores que intervienen en la carta fácilmente.

El Tarot de Marsella se conforma por 78 cartas, divididas en Arcanos Mayores y Arcanos Menores. Sus dibujos son de carácter medieval. Se considera que tienen influencia del arte del vitral gótico. Esto se debe a las líneas de los trazos y a los colores.

Visualmente las cartas más llamativas son los Arcanos Mayores, que representan 22 personajes. Estos se componen por elementos espirituales, terrenales y anímicos. Cada uno representa un estado en el momento de la evolución del individuo que consulta al tarot. Estos arquetipos son válidos en todas las culturas, países y regiones del mundo.

Sólo mencionaré algunos de los Arcanos y su connotación, por ejemplo, La Papisa (conocimiento), El Ermitaño (emoción), La Rueda de la Fortuna (acción), La Luna (emoción) El Juicio (conocimiento) y El Loco (emoción). Visto así resulta incomprensible, porque una carta por sí sola no dice nada. Porque en el tarot, como en la vida, todo tendrá un significado u otro según su interrelación con otras cartas o arquetipos. Cada carta es buena y mala a la vez, es el conjunto el que ofrece el verdadero significado.

Los Arcanos Mayores en su conjunto describen filosóficamente la creación del mundo en etapas que van desde su origen hasta la total realización de la vida. Por eso, aunque se consulte al tarot cada día, siempre terminamos inventando mil maneras para llegar a las tres preguntas filosóficas que nos mueven la más profunda reflexión: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? Y… ¿a dónde voy? Una vez tenemos claras estas respuestas, se disipan todas las dudas.

Giges Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *