Misterios en los sueños

A menudo converso con personas que me comentan sus sueños. Algunos sueñan con hadas, otros que nadan con tiburones, otros que vuelan sobre grandes ciudades, otros son visitados por familiares y desconocidos. Me miran sorprendidos y me dicen: “no comprendo este sueño, que cosa tan loca!!”. Si eres de las personas que tienes sueños poderosos y perturbadores, no te alejes. Este artículo te puede interesar.

Revelaciones en los sueños

Esta no es la primera vez que tocamos el tema de los sueños. Como fenómenos sensitivos y espirituales podrán algún día ser explicados por la ciencia con más profundidad. Actualmente se socializan importantes resultados a partir del uso de instrumentos neurocientíficos y estudios psicológicos e incluso antropológicos. Pero en el mundo de la interpretación de los sueños, está claro que los pasos van muy encaminados a indagar en la subjetividad de los soñadores.

Sin embargo qué pasa cuando lo que sueñas son mensajes y rostros de personas que nunca en la vida has visto. O cuando sueñas que vuelas y escapas a otras dimensiones para solucionar problemas a desconocidos. No son sueños comunes. Por eso cuando vives una experiencia de este tipo suele ser inolvidable. Las personas que tienen estas visiones con demasiada frecuencia son conocidas como sensitivos.

A pesar de lo que comúnmente escuchamos decir, ser sensitivo no es un don, sino un estado. Un estado psíquico que puede ser inherente a todos los individuos. El asunto está en que unos tienen más capacidad e interés por desarrollar esta habilidad que otros.

Teniendo en cuenta que es común a todos los seres humanos es importante que quienes decidan desarrollar su lado sensitivo no se reconozcan a sí mismos como seres especiales o superdotados. En realidad, no son más que instrumentos de energía que canalizan aspectos de otra dimensión.

Es fácil decidir quedarse del otro lado y cerrar la puerta al mundo espiritual. Pero hay quienes no les queda otra salida que asumir su capacidad de interlocutores entre ambos mundos. A ellos la vida no les pone soluciones fáciles.  Usualmente la primera pregunta que les perturba es: ¿por qué me ocurre esto? ¿Qué hacer con estos sueños? ¿Cuándo parará?

Las respuestas a tus sueños

Las respuestas están en uno mismo. Lo primero que toca es aprender que tenemos determinadas habilidades y que no sirve de nada huir de ello. Ese poder, por decirlo de alguna manera, está contigo y no te abandonará, así que debes aprender a disfrutarlo y especialmente a controlarlo.

El segundo consejo que los entendidos suelen dar está referido al reconocimiento de nuestro lugar en la vida. Somos partículas diminutas en el universo, por tanto, el ego y las falsa pretensiones no nos deben cegar. El aprendizaje empieza en uno mismo, en la búsqueda de humildad y de empatía con el otro. Porque este “don” va esencialmente de compartir desinteresadamente tus saberes, tus certezas e intuiciones. Entonces sí sentirás una sensación de poder que te inunda, que emana del conocimiento, el equilibrio y la paz espiritual.

Giges Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *