La Asunción de la Virgen María

Este verano uno de los claustros góticos más grandes del mundo abre sus puertas al público. Estando en Barcelona, no podía perder la oportunidad de contemplar la arquitectura y el arte de un edificio con 700 años de historia. Pero este es un blog de espiritualidad, no de arquitectura. Aquí les comento lo que allí encontré de valor para el alma.

La Virgen María

Hace unos días mientras preparaba pequeños detalles de mi visita al monasterio, pensaba en qué utilidad podría tener para el blog. Yo siempre me esfuerzo en encontrar la presencia de San Lázaro en toda experiencia religiosa que llega a mi vida. A veces incluso he logrado descubrirlo en obras en museos, como por arte de magia. Sin embargo, esta vez sólo me topé con un viejo recuerdo de un sueño en que debía cargar a la Virgen de la Asunción conmigo, por siempre.

El Real Monasterio de Santa María de Pedralbes es una construcción que data del año 1327.  La reina Elisenda de Montcada ordenó su fundación para adorar, como su nombre indica, a la Santa María. Desde sus orígenes está habitado por monjas clarisas. Esta hermandad pertenece a la rama femenina de la orden de San Francisco.

En el año 1343 la abadesa del Monasterio de Pedralbes, apoyada en su estrecha relación con los reyes Elisenda y Jaume II, consiguió que decoraran una habitación en honor a San Miguel. La capilla tuvo entonces un magnífico conjunto de pinturas murales encargadas al pintor Ferrer Bassa. Este artista de marcada influencia italiana, decoró todas las paredes y el techo de la habitación inspirándose en la Pasión de Cristo.

Aquella habitación colmada de imágenes religiosas, que para los ciudadanos del siglo XXI resultaría agobiante, se convirtió en la celda particular la de abadesa durante muchas décadas. No están expuestos al público los murales. Sin embargo, se puede acceder a la habitación.

Las paredes están cuidadosamente cubiertas y albergan una exposición sobre el proceso de restauración que allí se acomete actualmente. Pero para demostrar los tesoros que se ocultan, dejaron al visitante la oportunidad de mirar al techo que una vez estuvo cubierto de estrellas doradas. Desde lo más alto nos mira la Virgen, con una paloma que figura abrir sus alas.

Como buena turista intenté tomar mi foto lo mejor que pude sin usar flash. Y es la imagen que acompaña este post.

Asunción de la Virgen María

Hace una semana de mi visita al monasterio. Me siento a escribir el post y me detengo frente al ordenador, con la ventana de Word en un impoluto blanco. Y decido buscar ayuda de Google para hablarle a mis lectores de algo espiritual que nos sorprenda a todos. Entonces recordé al milagroso San Lázaro y agradecí su gracia de hacerme ver los pequeños detalles. Hoy, día 15 de agosto se celebra en todo el mundo el día de la Asunción de la Virgen María.

Abrí mi carpeta de imágenes y allí estaba ella. Me esperaba sentada, mirándome de frente desde el ordenador, como quien espera tras la ventana. Sentí una certeza, la de que nada es casual y todo tiene un fundamento.

Ustedes tendrán que verla desdichadamente de frente. Pero yo la recordaré por siempre mirándome desde el cielo. Como cuando la descubrí hace una semana, en la habitación de un claustro de 700 años y rodeada de tecnología que hablaba de restauraciones artísticas, mientras ella desde lo alto, desafiaba a la ciencia para llegar a mi alma.

Aquí les dejo el enlace por si les interesa conocer más detalles de este monasterio.

Capilla de San Miguel, Monasterio de Pedralbes.

Giges Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *