Asistencia para tus guías espirituales

Todos tenemos alguna experiencia que nos ha hecho cuestionar los conceptos materialistas del mundo en que vivimos. No me refiero a decepciones políticas, ni a injustos procederes de la gente, sino a revelaciones místicas. ¿Dudas si eso que soñaste es, o no, un mensaje? ¿Sentiste alguna presencia inexplicable? Atención, tus guías pueden estar intentando comunicarse. Debes darle su asistencia y aprender a escuchar.

Primero la asistencia

El vínculo con nuestros guías espirituales es perenne. Por tanto, es imprescindible ser pacientes y constantes al cultivar esta relación. ¿Pero qué hacer si te inicias en este tipo de prácticas? ¿Qué puedes hacer para facilitar el flujo de energía?

En la sabiduría popular cubana, una de las cuestiones a las que más importancia se le atribuye es a la asistencia a los guías espirituales. Consiste en un vaso de agua cristalina, que se coloca en un lugar alto de la casa dedicado a tus guías espirituales.

El agua es el mejor conductor de la energía. De manera que esta práctica no se sustenta sólo en creencias esotéricas. Casi podría decirse que es una tradición inspirada en certezas científicas. Dedicar una asistencia es el primer paso que debes dar.

La asistencia a los guías espirituales

Es tu decisión crear o no un altar o dedicar una asistencia a tus guías. En caso de que te decidas a hacerlo, elige un espacio íntimo. Evitarás que la asistencia atrape las energías de quienes visitan tu casa o de otras personas con las que convivas. Y si lo colocas en un dormitorio, no debe estar visible.

Si tus guías son ancestrales, es decir, familiares fallecidos (o conocidos muy cercanos) puedes además poner su foto, un vaso de agua con flores y una vela. Recuerda poner siempre en este altar íntimo, una figura del Milagroso San Lázaro. Así cuando te comuniques con tus guías, también podrás hablarle directamente al Milagroso. Pídele salud y protección para tus seres queridos.

Siempre que inicies esta comunicación evita, bajo todo concepto, pedir cosas negativas. Las cosas malas que deseamos a otros nos vuelven de una u otra forma. No desees el mal a nadie, ni siquiera a tus enemigos más crueles.

Agua y asistencia

A través del agua los guías espirituales se comunican. Observa tu asistencia y cambia el agua frecuentemente. Te sorprenderá que a veces se pueda poner pesada. Es como si cambiara su densidad. En tal caso cámbiala de inmediato y limpia tu casa. En otras ocasiones notarás que el vaso se llena de burbujas. Estas indican la presencia de los espíritus y auguran problemas o preocupaciones. No pierdas la calma. Recuerda los ejercicios de meditación y busca soluciones objetivas.

Nunca uses agua de fuentes estancadas. Intenta que sea agua fresca. Prende velas frecuentemente, eso da luz a tus espíritus. Tu altar debe ser un remanso de paz, íntimo e iluminado. Cada persona tiene su propio ritual. No permitas que nadie cambie aquellas prácticas que favorecen tu comunicación con tus espíritus, por sus concepciones o ideas. Cuando encuentres tu camino defiéndelo y verás como los resultados llegan poco a poco.

Recuerda que la asistencia es un centro de poder de energías. Puedes hacer una asistencia temporal o una permanente. Si haces una temporal cuando cumpla su propósito la retiras y agradeces, tanto si el oficio fue positivo como si no lo fue. Esto es importante tenerlo en cuenta. Muchas personas se molestan cuando las cosas no salen cómo las piden. Hay caminos que tus guías no te dejan transitar por tu propio bien. Ellos están en otro nivel y ven cosas que escapan a tu alcance. Siempre que te comuniques con tus guías agradece y despídete.

Y no olvides nunca saludar al viejito Lázaro, el Milagroso.

Giges Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *