Aprender a soñar

Soñar, ya sea dormidos o despiertos, es una forma de visualizar nuestros más profundos anhelos o temores. Cada noche soñamos, aunque al despertar sólo seamos capaces de recordar pequeños detalles que se desvanecen según pasa el tiempo. ¿Qué utilidad tienen los sueños en nuestro mundo espiritual?

Soñar  

Las investigaciones sobre el mundo onírico tienen un perfil muy variado. Existen desde posiciones científicas, hasta interpretaciones meramente espirituales. Salvando las distancias entre los métodos de estudios de los sueños, hay una cuestión en que ciencia y espiritualidad concuerdan: la utilidad de los sueños para el reordenamiento mental inconsciente.

Los sueños son una construcción de nuestro inconsciente. El inconsciente es un espacio en nuestra mente en que coexisten el placer y el temor. A menudo nuestra mente se vale de símbolos y mensajes a priori inconexos para expresar la lucha de estos contrarios. Esta es la razón por la que los sueños reflejan el nivel más profundo de nuestra personalidad.

Los sueños son un poderoso canal de comunicación con el mundo espiritual. Para muchas culturas la interpretación de los sueños es un arte reservado a pensadores o místicos. Sin embargo, teniendo en cuenta que el universo onírico de cada persona es único, la mejor interpretación de tus sueños es la que puedes hacer tú.

La interpretación de los sueños es una excelente herramienta de autoconocimiento. Te revelan tus más profundas fantasías, deseos y proyectos. Además favorecen la toma de conciencia de los problemas que nos acechan. No descuides advertencias o avisos que recibas en un sueño.

Es cierto que a veces es difícil recordar algunos sueños. Un método efectivo para retener tus experiencias oníricas es escribir un diario. Intenta al menos tomar algunas notas al despertar, sobre lo que has soñado. Comenta tus impresiones y no olvides apuntar la fecha. Esto te permitirá pasado un tiempo, descubrir cuales son los símbolos que más se representan en tu inconsciente y tomar decisiones que te ayuden a enrumbar tu vida.

Sueña siempre

En la Biblia se narran muchos episodios que está vinculados con los sueños. Revelaciones del Espíritu Santo tan importantes como el propio nacimiento del Señor se presentaron a través del mundo onírico. Si has vivido una experiencia similar debes aprender a abrir tu canal espiritual en el mundo de los sueños.

Las revelaciones de Dios no le son a todos permitidas. Si asumimos esos sueños como Palabra que Dios nos envía, vendrán los días en que su Espíritu cumplirá esas visiones.

Soñar es proyectar, crecer, mejorar. Tu espíritu se alimenta de sueños, tanto cuando duermes como cuando estás en vigilia. Es importante para conducir nuestra vida a un estado deseado, no dejar de soñar despiertos, trazarnos metas y visualizar el futuro.

Giges Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *